EN BARACOA SE LE CANTÓ AL AMOR

Dada por las motivaciones de este mes de febrero, decidí salir con mi pareja los días trece y catorce, por eso cuando alguien me preguntó cómo estaba la temperatura en la calle respondí fría pero caliente. Por supuesto es una respuesta que podría asombrar a cualquiera.

Y es que a pesar de las frescas temperaturas de fin de semana las calles baracoenses se colmaron de enamorados. Los espacios dedicados para esta celebración resultaron pocos o pequeños ante tanta avidez de disfrute.

No obstante instituciones culturales, centros nocturnos y gastronómicos dispusieron de actividades que si bien no lograron la complacencia de todos los gustos, abrieron sitios para compartir un rato en pareja o con amigos.

En la noche del viernes el Paseo Peatonal de la Villa fue escogido por Rosendo Romero Suárez para hacer su patio y con mucha complicidad se los brindó a los enamorados. Allí ambientó el teatro, la poesía, el bolero y la descarga musical.

Cuando por fin pude alcanzar una silla y acomodarme vi pasar a una directiva que después de saludarme me dijo que perdidos entre la métrica medida o sin dimensión estuvieron los integrantes del taller literario José de la Luz León Roger y sus invitados en la galería de arte. En ese momento quise compartirme en dos, pero como dice un viejo refrán: un perro tiene cuatro patas pero coge un solo camino.

La nocturnidad del día de San Valentín estuvo también cargada de cultura y emociones. Nuevamente el área más céntrica de Baracoa devino en escenario cultural para cantarle al amor como lo hizo la solista Yugala Labañino quien se convierte en la intérprete de la poetiza Gertrudis Labaceno.

El público, muchos sentados y otros agrupados detrás de los asientos o por los alrededores, reconocieron con sus aplausos a tres cantantes con estilos diferentes pero que entonaron al mismo sentimiento, el bolerista Dennis Romero, el versátil Mario Luis Toirac y la señora filinera Ileana Milhet.

Empañado solo por las lecturas de los poemas, para salvarlos un poco digamos que por la falta de una buena iluminación, al finalizar la actividad se anunció un Huracán lo que provocó que el público cogiera las sillas ubicadas en la calle y las trasladaran al patio de la casa de cultura.

Al principio un poco agitados para buscar el mejor lugar y acomodar las sillas, luego la calma, la espera de lo anunciado pero con mucha tranquilidad…. Se conversaba en voz baja pero nadie se agitó o apuró. Algo inusual en un acontecimiento como éste. Se esperaba el concierto del grupo musical que revive las canciones de la década del 60.

No sabría como narrarle lo vivido esa noche porque espectadores y público fue uno solo. Mientras más se cantaba más pedían los seguidores de este grupo que no paraba sus vientos huracanados,  digo sus canciones melodiosas y contagiosas para una noche de amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s