La oferta de productos agrícolas…. ¿ para sentirme mejor?

¿Hasta donde llegarán los precios de los productos que provienen de la agricultura y que se expenden en los kioscos de los cuenta propistas?

¿El gobierno volverá asumir estas ventas en algún momento o pondrá pare a los elevados precios?

Estas y otras preguntas se hacen los baracoenses que sufren las consecuencias cuando se acercan a un punto de la agricultura urbana para comprar productos como condimentos, viandas o frijoles; estos últimos casi igualan su valor al de la carne de Cerdo o de Ovejo.

Cuando un consumidor reclama a un vendedor por los altos costos, la justificación está al momento: que si el campesino actual vende caro y por tanto ellos tienen que sacar ganancias; que si el transporte no lo hay y cuando lo encuentran le cobran mucho por el servicio; que si bla, bla, bla ……..

En ocasiones esta cadena de abuso se entiende, lo que no se tolera es que las ganancias duplican o triplican el valor al cual se adquirió la mercancía que no siempre es la indicada para vender en puntos de la agricultura.

También se hacen intolerable los precios que ponen los carretilleros que en honor a la verdad acercan un poco más el producto a la casa o al barrio en unas pesadas carretas con ruedas y bajo el ardiente sol de esta isla tropical.

A veces me pregunto ¿Cómo es posible que proliferen tantos carretilleros que casi siempre están fijos en el mismo lugar y unos pegados del otro? A caso la cantidad por área no se puede limitar?

Estos trabajadores No estatales deben trabajar de forma ambulante, situación que por disímiles razones no siempre cumplen y por eso como el ratón del gato, andan rehuyendo de los inspectores quienes  hacen cumplir la ley pero también un elevado plan de multas.

En resumida cuenta, adquirir productos en un punto de la agricultura urbana, es una cuenta que no da para los trabajadores que viven de su salario.

Para hacer un cena familiar de domingo, un poco diferenciada al resto de la semana, usted tendrá que gastar 20 ó 22 pesos en una libra de frijoles, 25 pesos en una libra de carne, tres pesos en una cabeza de cebolla y en una de ajo, y no sé cuantos para comer algunas verduras frescas como ensaladas; todo esto multiplicado por las personas de un núcleo familiar tiene como resultado la mitad de su mensualidad.

El efecto de los elevadísimos precios tiene varias causantes. Podemos mencionar algunas: Comienza por la cantidad de vendedores de productos agrícolas y los pocos que lo producen (es decir, es más fácil vender que producir), la falta de mercados estatales abastecidos de forma regular y con calidad (si hubiese competencia ayudaría a bajar precios); y el déficit de transportación ( es más fácil para un productor venderle a los que buscan los productos directamente donde se cultivan).

Pero el país aún reorganiza su economía, por tanto esperemos que lleguen las correcciones justas para combatir la desorganización y exigir el cumplimiento de leyes, soluciones que tributarán al modelo económico que se necesita en una sociedad socialista.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s